sábado, 7 de enero de 2017

Astorga, una Ciudad Bimilenaria en el Camino de Santiago. De Roma a Gaudí



Conjunto monumental de Catedral, Palacio Episcopal y Murallas.  Foto astorgasmartcity.es

La  capital maragata es en realidad una ciudad repleta de historia,  con aromas de chocolate,  un extraordinario Palacio de Gaudí y muchos otros tesoros. 

Una ilustre y larga historia

Astúrica Augusta nació hace más de 2000 años, aunque ya anteriormente  hubo castros  en este lugar durante la Edad del Hierro  y Ptolomeo, en el siglo II a. de C., la cita como capital de los Amacos.  Más tarde se establecieron  en ella los Astures (de ahí el nombre). Y finalmente llegó la colonización romana y con ella  la fundación de la ciudad.  

Los Romanos erigieron primeramente un  campamento militar, aprovechando un estratégico altozano, que domina una amplia vega y con ella toda la comarca que abarca hasta los montes del Teleno, al oeste. Por esas sierras, los nuevos colonizadores encontraron entre las tierras arcillosas el tesoro más preciado, el oro, y posteriormente ampliaron el descubrimiento del rico metal en las vetas de  las Médulas  en la comarca inmediata de lo que hoy es El Bierzo. 

Surgió así  la minería y con ella las ferrerías que fabricaban las herramientas  para la extracción del metal. En este sentido es muy interesante la visita a la vieja ferrería de Compludo,  en el antiguo camino hacia el Valle del Bierzo; es toda una experiencia verla en funcionamiento. 


Trazado urbano de Astorga: Contorno de Murallas. Plaza Mayor (der.) y conjunto de Catedral y Palacio (izq.). Linea azul : Camino de Santiago. Plano  Ayuntamiento de Astorga y Oficina de Turismo

Astúrica Augusta surgió en un gran nudo de comunicaciones. Por el Este se llegaba desde el valle del Ebro, de Cesaraugusta, actual Zaragoza, hasta Finisterre, en la costa atlántica gallega; por el Sur se ascendía desde  el Guadalquivir, desde Emerita Augusta, actual Mérida, hasta las tierras astures. Cruce de Vías romanas y posteriormente de caminos medievales,  que se encontraban en Astorga, predestinando a la ciudad al ejercicio del Comercio. 

Siempre fue Astorga  una ciudad – mercado y sus habitantes realizaban el transporte de mercancías organizado a lo largo y ancho de la gran región astur-leonesa. Así nació la Arriería y no hubo mayores ni mejores  arrieros que los Maragatos, los habitantes de esta comarca ubicada  entre el campamento militar de la Legio VII Gemina, actual León, y el Valle del Bierzo con sus minas de oro. 

En la Alta Edad Media se iniciaría el Camino de Santiago  y sus peregrinos acabaron de consolidar a Astorga como ciudad de paso imprescindible. 

Dentro de esta ciudad rectangular romana , el Foro coincidía con la actual Plaza Mayor que fue siempre lugar de encuentro, debate y comercio . Hoy lo sigue siendo y me consta que bajo algunas casas de esta plaza se han encontrado restos romanos. Muy cerca de la plaza está la Ergástula, un túnel excavado en la tierra, que se supone servía como cárcel de esclavos,  y que se integra dentro de un interesante Museo Romano. 


La Ergástula y el Museo Romano.  


Muy cerca, en la plazuela de San Bartolomé , junto al muro de los Redentoristas se pueden visitar los restos de una Domus, una casa romana con mosaicos. Por detrás del Ayuntamiento hay también interesantes vestigios romanos  y los que sin duda se seguirán  descubriendo en el futuro. 

Sobre este plano romano se extiende una pequeña ciudad de provincias,  que ha sabido preservar  las esencias medievales con una cierta modernidad, que la ha mantenido viva durante los últimos tiempos. Actualmente cuenta  Astorga con casi 12.000 habitantes.

Ni siquiera los invasores franceses,  que  en 1810  abrieron brecha en la muralla junto a la catedral, la pudieron dominar.  Entonces fue defendida por el General Santocildes,  glorioso  héroe cuyo monumento preside la Plaza de su nombre. La batalla de Astorga,  que figura  en el Arco del Triunfo de Paris y en la tumba de Napoleón, le dio a esta ciudad el título de “invicta”  que figura en su escudo. 

La Plaza Mayor y el Ayuntamiento

Un original  Ayuntamiento, en estilo barroco civil leonés,  preside la Plaza Mayor, lugar donde se celebraba el Mercado semanal cada martes. La Torre que lo remata, está presidida  por una pareja de maragatos –  Colasa y Juan Zancuda , en apodo popular –,  que marcan con unos mazos de metal las campanadas de cada hora del día. En el interior del edificio municipal  se custodian algunos trozos del Pendón de la Batalla de Clavijo, en la que asegura la leyenda, el Apóstol Santiago ayudó al rey Ramiro I,  en su victoria frente a los invasores musulmanes, a mediados del siglo IX.


Plaza Mayor y  Ayuntamiento barroco con el Reloj de los Maragatos en la torre. Foto waldoviajes.blogspot.com


La Plaza Mayor es una zona peatonal que en el verano se llena de terrazas, siendo la más amplia la del Hotel Astur Plaza, cuyo nombre nos recuerda  la cuna prerromana de la ciudad . Sugiero cruzar la contigua Plaza de Santocildes  y su Monumento a los Sitios – 1809 y 1810  - para acercarnos hasta el hermoso conjunto  de la Catedral y el Palacio Episcopal,  que  son sin duda las dos grandes joyas de Astorga. 

La Catedral, gótica, renacentista y barroca 

La Catedral de Santa María  tiene diversas etapas y estilos de construcción , sobre la base de basílicas anteriores. Aun quedan restos de los siglos XII y XIII en el Museo Catedralicio. Finalmente hacia 1470 se inició su construcción actual, que se alargaría unos tres siglos, de manera que pasa  del gótico para los ábsides y la planta general, al sello renacentista que Juan de Colonia y Gil de Hontañón  le dieron ya en el siglo XVI.  Por último la bella fachada y las dos torres gemelas van del siglo XVII a principios del XVIII. Curiosamente el famoso terremoto de Lisboa  de 1755, afectó a la torre del lado izquierdo que fue reconstruida  en los años 1960.


Fachada barroca y pórtico de la Catedral. Foto megaconstrucciones.es

La Portada es abocinada con unos bellos relieves sobre la vida de Cristo, enmarcados con columnas barrocas.  El interior es una gran basílica de tres naves y capillas adosadas, todas ellas con bóvedas estrelladas. La sillería del Coro es gótica del siglo XVI con trabajos de artistas del círculo de Juan de Juni en los dos niveles de sillerías. Una espectacular Reja de Lázaro de Azcaín, levantadal hacia 1630, cierra el coro. 

Frente a él, en el Altar Mayor, el formidable Retablo Mayor , la joya renacentista del templo. Gran obra de Gaspar de Becerra  en 1558, con notable efecto escénico, está dedicado a la Asunción de la Virgen  en el cuerpo central. Consta de tres pisos con  cinco cuerpos cada uno, más el ático con doce  figuras que abrigan el Calvario central. Un buen Trascoro cierra el conjunto central catedralicio. 


Retablo Mayor. Obra maestra de Gaspar Becerra. Renacimiento. Año 1558  


La entrada al templo, salvo en horas de culto  en que no permite la visita guiada, se efectúa por el Museo Catedralicio, que alberga muy buenas piezas medievales de platería astorgana, tallas románicas y restos epigráficos. Se añade algún pequeño retablo y el paso por el Claustro hacia la nave central. En el exterior, con un amplio Atrio, el ábside se remata con una veleta y la popular figura de Pedro Mato, vestido de maragato,  casi una emblema de Astorga.  

El Palacio Episcopal de  Gaudí y el Museo de los Caminos

En aquella zona, contigua a la Catedral,  se levantaba hasta el siglo XIX  el  gran palacio de los Marqueses de Astorga, que fue comprado por el Ayuntamiento para restaurarlo… pero acabó derribado en 1857.  Además el viejo caserón residencial del obispo  fue pasto de las llamas en 1888. 

Por todo ello, aledaño al templo catedralicio, se comenzó a construir en 1889, un nuevo Palacio Episcopal, por iniciativa del entonces Obispo Juan Bautista Grau. Catalán de Reus, paisano  y  amigo de Antonio Gaudí, constructor del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, consiguió que este famoso  arquitecto pasara unos días en Astorga, en la primavera del 1889. Se alojó en el Seminario donde por entonces residía el obispo, paseó por la ciudad, conoció la Catedral y acabó de redactar el proyecto del futuro Palacio Episcopal. 


Palacio Episcopal, obra modernista de Antonio Gaudí : 1889-1913.  


El 24 de Junio del año 1889, el propio Gaudí puso la primera piedra del nuevo edificio monumental. Se dice que además consiguió que fueran contratados albañiles y operarios catalanes, bajo las órdenes de un contratista astorgano.  Periódicamente volvió Gaudí por Astorga para visitar la marcha de las obras: 2 veces en 1890, 3 veces en 1892 y 4 más en 1893. Precisamente este último  año falleció el obispo Grau,  que fue sepultado en la catedral, bajo una losa que diseñó el propio Gaudí. 

En ese momento comenzaron los conflictos entre la Junta Diocesana y los canónigos de la Catedral, por un lado y Antonio Gaudí, que dejaron la obra parada durante al menos 10 años. Fue Ricardo García Guereta quien continuó la obra hasta el año 1913, si bien el estilo de Gaudí no se siguió totalmente.  El palacio  se asemeja a una mezcla de castillo medieval con foso y   otro de cuentos de hadas, por las torres cilíndricas de las esquinas. Construido en granito gris del Bierzo,  tiene sótano y tres pisos. 


Capilla del Palacio Episcopal. Foto juanjosesese.com


Su interior es magnífico pues mezcla el estilo neogótico con el mudéjar  mediante mosaicos, cerámicas y vidrieras. Destaca la preciosa Capilla y el salón del trono episcopal. Una escalera de caracol lleva hasta el último piso donde se expone pintura moderna de artistas regionales.  Nunca ha sido habitado y por ello desde 1964 se instaló allí el Museo de los Caminos , en alusión al de Santiago. Alberga, entre otros fondos artísticos, colecciones de  imaginería medieval en madera,  dedicadas a San Martín de Tours y otros notables peregrinos.

El entorno del Palacio y Catedral forma una magnífica estampa, tanto desde el exterior de las murallas, como desde la plaza Eduardo de Castro, que reúne ambos monumentos, más  la pequeña iglesia de Santa Marta y el Hotel Gaudí. Muy cerca están dos hoteles con encanto, La Casa de Tepa y el  Ciudad de Astorga, ambos instalados en antiguas casas señoriales reconvertidas. 

Las Murallas romanas y medievales 

La Muralla,  sobre el basamento romano,  hoy es visible en los tres lados de la ciudad que dan sobre la vega. Su estructura básica es coetánea a las murallas de León y Lugo, con un recinto amurallado que llegó a tener más de 30 cubos de los que hoy se conservan 27, todos de forma circular  y distribuidos a intervalos de 15 metros. 


Murallas romanas de Astorga . Foto structurae.com

El Paseo de las Murallas , en su lado sur, permite disfrutar del agradable sol de invierno y de la sombra del arbolado en verano . Desde allí se contemplan los Montes del Teleno en plena Maragatería. Astorga es un buen lugar de veraneo, mas fresquito para los madrileños y más seco para los norteños que viene aquí “ a secarse”. 

El Museo del Chocolate

Cuenta Astorga con unos buenos hoteles, albergue de peregrinos, una excelente restauración y una notable tradición gastronómica. No hay que dejar de degustar un “ Cocido Maragato “,las  míticas Mantecadas y desde luego el Chocolate.  


Museo del Chocolate instalado en una antigua fábrica y  en una casa señorial de 1910.   


Y hablando de estos dulces, en Astorga existe el único Museo del Chocolate de toda España. Ubicado en la antigua fábrica y residencia del chocolatero D. Magín Rubio, es una elegante construcción del arquitecto Eduardo Sánchez Eznarriaga  de los año 1910 y muestra  una colección de materiales y piezas sobre el mundo del cacao y el chocolate, única en su género.  Conviene saber que su elaboración artesanal comienza en Astorga a mediados del siglo XVII  y se potencia con la Arriería Maragata. 

Tan solo nos queda citar las fiestas más peculiares de Astorga. Las patronales son a fines de agosto, por Santa Marta;  suelen coincidir con la celebración Romana cuando se elige al César; hay mercado, juegos de circo y otras pantomimas.  La Semana Santa cuenta con  importantes pasos artísticos y entre ellos el peculiar  “ San Juanín a la carrera “.  Hay que citar además otros dos acontecimientos populares,  los Carnavales y sobre todo la posibilidad,  la gran fortuna, de poder asistir a una Boda Maragata, verdadera joya de la tradición  de esta región. 


Grupo de Danzas Maragatas con sus elegantes trajes . Foto lanuevacronica.com

En fin, solo nos resta, para terminar,  recomendar que visiten Astorga; no se arrepentirán. Podríamos resumir así la realidad de Astorga:  "una ciudad romana con aroma de chocolate, una catedral gótica y un palacio de Gaudí".


martes, 13 de diciembre de 2016

Vietnam, de sur a norte



Bahía de Ha Long, uno  de  los mayores atractivos turísticos de Vietnam




Introducción a  Vietnam

Desde nuestra perspectiva europea, Vietnam nos parece un pequeño país de Asia. Pero… veamos: tiene 331.698 Km2, un poquito menos que la superficie de Alemania. Cuenta con más de 92 millones de habitantes, es decir dos veces la población de España, y con una densidad de 273  habitantes /km2.  En resumen, no es tan pequeño, siendo el  octavo país del continente asiático por población. 

Situado al sur de China, con fronteras a Laos y Camboya , cierra a estos dos países  la salida al mar de China Meridional, al que se asoma a lo largo de sus 2.500 Km de costas con plácidas playas. A este mar desembocan dos importantes ríos : el río Rojo, al Norte,  que cruza Hanói y forma un delta, y el río Mekong, al Sur, que proviene de Camboya y tiene también su correspondiente delta.  Ambas zonas se aprovechan para las terrazas ó bancales de cultivo de arroz. Y en la costa hay buenos yacimientos de petróleo y de gas. 

Quizás el aspecto más arduo para viajar por Vietnam sea su clima  con una humedad permanente de un 80 %; cifra que asciende en el verano  ( de mayo a octubre ) con el Monzón que es la época de máxima lluvia. No llueve entre noviembre y abril, pero en este mes el calor es sofocante como preludio a las lluvias monzónicas.  Por otra parte es un país con un 40% de montañas y un 42 % de bosques, ambos más abundantes cuanto más al norte vayamos.

En el aspecto cultural cabe destacar su Gastronomía, la Música  y las Fiestas; es proverbial la amabilidad de sus gentes. Por el contrario, en un país con más de 15 millones de motos, la circulación es un caos que no sigue ninguna regla. En cuanto a la Economía, es muy dinámica y globalizada, siguiendo el modelo chino. Crecimientos espectaculares en los últimos años, baja tasa de desempleo, inversiones exteriores crecientes, etc. Como ejemplo la multinacional surcoreana Samsung produce una gran parte de sus productos en Vietnam y en “correspondencia” el 32 % de los trabajadores extranjeros de Corea del Sur son vietnamitas.  

Un poco de historia 

Vietnam perteneció a China hasta el año 938 en que se separó de ella. Durane muchos siglos conservó su independencia, hasta que fue colonizada por Francia  desde mediados del siglo XIX . Los franceses fueron expulsados en 1954  y  el país se dividió en dos estados: Vietnam del Norte, apoyado por China y  Vietnam del Sur protegido por la URSS . En el gran conflicto que existió entre ambos Vietnam, entró Estados Unidos hacia 1960. Y se fue involucrando cada vez más en una guerra abierta y cruel,  hasta su derrota y  la firma del Tratado de Paz de Paris en 1973, provocando una inmensa “herida” en el pueblo norteamericano.   

Reunificado el país vietnamita, tuvo  que pasar por un duro camino hacia el desarrollo económico que no llegó hasta el año 2000 -  lo mismo que en China – en que regularizó su situación en relaciones internacionales. 

Hoy es un país que crece a buen ritmo, lo que está dando lugar a una estabilidad social y política, permitiendo a la población una  mejor calidad de vida,  al tiempo que  mantienen  sus tradiciones y cultura.  

Nota de la Autora del Blog: Por motivos familiares no pude formar parte del Grupo de FEPET que recientemente visitó Vietnam. Sin embargo, tengo el gusto de aportar a este cuaderno de experiencias viajeras,  la colaboración del buen amigo y periodista José Muñoz Mora, de www.destinostrips.com,  que formaba parte del grupo, y al que agradezco mucho el reportaje adjunto y su deferencia en colaborar en mi Blog.  Muchas gracias José.

*********************

"Vietnam, de  sur a norte"

Texto de José Muñoz Mora. Miembro de FEPET 


Introducción  

Cuando se  tiene la oportunidad de volver a visitar un lugar que, en una primera ocasión, te entusiasmó, no debes dejarla pasar. Eso es lo que me ha ocurrido con Vietnam. Tras haber viajado al país hace ya unos seis meses, se dio la carambola de volver sobre aquellos pasos y de nuevo insistir en las vivencias encontradas. Como esperaba, volví a disfrutar con sus paisajes, sus gentes, sus aromas, sus sabores, su bullicio y su ordenado desorden. Solo hubo una diferencia, lo hice al revés, con lo que la visión de todo el país cambia, pero para mejor. 


Mapa de Vietnam. Enmarcadas las zonas visitadas durante este viaje


Ho Chi Minh City, la antigua  Saigón

Salimos una mañana de Madrid con destino Ho Chi Minh City (Saigón), pero esta vez volamos con Aeroflot con escala en Moscú. Tras 15 horas de vuelo y una corta escala en la capital rusa, aterrizamos en la ciudad del sur vietnamita a primera hora de la mañana y rápidamente percibimos ese ambiente pesado y ruidoso que con el tiempo se había echado de menos. 


La Pagoda del Emperador de Jade


Sin tiempo para más, iniciamos una rápida visita a la ciudad, realizando una obligada incursión al Palacio de la Reunificación y posteriormente al Museo de las Medicinas Tradicionales, antes de realizar la primera de las ansiadas comidas vietnamitas, que como no podía faltar iniciamos con la magnífica Pho (sopa) y continuamos con los rollitos, carnes,  y arroz. Después de la esperada comida y con el cuerpo acumulando el cansancio del largo viaje, llegó el relax y el descanso en el hotel durante toda la tarde, para retomar fuerzas antes de rendir visita al bullicio de los alrededores del Mercado de Ben Thanh y realizar una ligera cena local en el “Sea Food Market”. Un paseo ligero, unas cervezas y a dormir, que el día había sido largo. 

Al día siguiente nos levantamos temprano, pues habíamos de trasladarnos hasta la localidad de Ben Tre y realizar un corto pero apetecible paseo en barca por uno de los ríos que conforman el Delta del Mekong, donde no faltaron momentos para el contacto con sus gentes y ver las actividades que realizan con los cocos y la pesca. Tras la consabida comida en uno de los restaurantes locales al aire libre y de un corto paseo en unos míticos motocarros, regresamos a Saigón haciendo una corta parada en el Templo de Cao Dai, donde se aprecia la mezcla de diversas religiones que allí se combinan. Tras la visita y después del consabido tiempo de autobús llegamos al hotel, donde tras asearnos convenientemente nos preparamos para salir a cenar algo al restaurante Barbacue y apreciar el bullicio y el colorido de la ciudad al anochecer. 


Paisaje y escena tradicional en Ben Tre, en el delta del río Mekong


Comenzamos el día con una visita al Museo de los Crímenes de Guerra, a la réplica de la Catedral de Notre Dame que fue construida por el Colonialismo Francés a finales del Siglo XIX y a la Oficina de Correos, diseñada por Eiffel. También nos dio tiempo de acercarnos a la Pagoda del Emperador de Jade, construida gracias a las donaciones populares, y realizar algunas compras de imitaciones en el Mercado de Ben Thanh, antes de tomar el vuelo que nos iba a llevar hasta la céntrica ciudad de Hoi An, donde llegamos pasadas las ocho de la noche. Cenamos algo en un muy recomendable restaurante de pescado en la playa y a dormir, que la vida del turista o viajero también es cansada. 

Hoi An y su sabor  tradicional  


En el mercado de pescdo de Hoi An.  Foto Jean-Marie Hullot commons.wikimedia.org/ 


Al poco de levantarnos y acosados por una incesante lluvia iniciamos un magnifico recorrido por las calles de su zona antigua, donde la arquitectura conserva los diseños originales, aunque su uso ha ido evolucionando con los tiempos, hasta convertirla en un gran centro comercial, donde se vende de todo lo inimaginable, y que nos obliga a sortear continuamente turistas. Entre tienda y tienda, no nos faltó la visita a la Pagoda de Phuoc Kien, construida por los Chinos en el Siglo XVII, ni a su mítico Puente Cubierto Japonés, todo un prodigio de mantenimiento de la estructura de madera, pues tiene una antigüedad de más de 400 años. Tampoco dejamos pasar la ocasión de internarnos en su magnífico mercado tradicional, donde los olores y el bullicio marcan la diferencia. 

Ciudad Imperiral de Hue, la antigua capital 



Ciudadela amurallada de  Hue

Al día siguiente, comenzamos el desplazamiento por carretera hasta la Ciudad Imperial de Hue, antigua capital del Imperio y que dispone de una espléndida ciudad amurallada, muy semejante (salvando las distancias) con la Ciudad Prohibida de Pekín, y en la que invertimos casi dos horas en su visita. Al salir de ella, continuamos con una visita a la cercana Pagoda Thien Mu y a la tumba del Emperador Tu Duc, muy bien conservada y algo alejada de Hue. Tras la comida en un resort ecológico al que acudimos en barco a través del rio, pasamos la tarde realizando pequeñas compras y admirando el aspecto tan occidental que muestra la ciudad en su zona moderna, para tras una cena ligera, esperar al siguiente día. 

Hanói, capital del país

Al poco de levantarnos, de nuevo avión para trasladarnos a la ansiada Hanói, a la que arribamos tras poco más de una hora de agradable vuelo. Allí empezamos a sentir el bullicio y ajetreo de la Capital. Muchos vehículos circulan por sus calles, pero la palma se la llevan las motocicletas. Miles y miles de ellas sortean a los peatones y coches, en una anárquica secuencia de tráfico rodado que te envuelve y a la que terminas por acostumbrarte y sumándote a ella. Los cruces de calles son todo un reto, nadie se detiene en los pasos ni en los semáforos, por lo que el truco consiste en ir cruzando despacio y las motos te esquivan con destreza. 


Puente del Sol Naciente, en el lago Hoan Kiem, Hanoi


Antes de alojarnos en el hotel elegido, giramos una visita imprescindible hasta el Palacio Presidencial, la Pagoda del Pilar Único (pequeña construcción religiosa sustentada en un único tronco de madera de teka), y al Templo de la Literatura (construido en honor a Confucio durante el Siglo IX). También visitamos la mítica Cárcel de Hoa Lo. Construida inicialmente por los franceses durante la ocupación, los vietnamitas del norte la usaron para internar en ella a los pilotos norteamericanos capturados. El lugar, denominado por los presos como “Hanói Hilton”, se ha convertido en un museo de los horrores de la guerra y por allí pasaron un tiempo de “estancia” entre otros, el político Jhon McCain. 

Dio tiempo antes de anochecer para disfrutar de la suntuosidad exterior del Mausoleo de Ho Chi Minh, inmenso complejo diseñado al estilo comunista con avenidas amplias y edificaciones inmensas. Se terminó de construir en 1975 y es un importante centro de peregrinación de los colegiales y ciudadanos vietnamitas, que allí acuden a observar el cadáver embalsamado del antiguo líder. No hubo en esta ocasión opción de adentrarnos a su interior pues en estas fechas no está permitida su visita. De ahí, directamente al hotel y tras el aseo correspondiente una cena “occidental” que nos permitió recrearnos y hacer un paréntesis entre las comidas locales. 

Trang An, Patrimonio de la Humanidad 


Paseo en barcas por el entorno paisajístico de Trang An


Al día siguiente, subimos de nuevo al autobús para dirigirnos hasta Trang An, área recreativa salvaje y atractiva donde hicimos un recorrido en bote de remos a través de un fantástico paisaje de aguas claras y silenciosas, donde solo se escucha el chapoteo de los remos, mientras atravesamos la multitud de grutas existentes. Tras el almuerzo, visita a la antigua capital de Vietnam, Dai Co Viet, con infinidad de tumbas y santuarios de las antiguas dinastías de la región. Cerca de allí, en Hoa Lu, visitamos los templos de las dinastías Dinh y Le, antes de enfilar regreso a Hanói, para recorrer con calma la ajetreada vida de la zona antigua y que se localiza en los alrededores del Lago de la Espada Restituida, con un hermoso templo en su interior al que se accede por un bello puente rojo de madera y que en la noche se muestra espléndido, cuando se procede a su iluminación. 


Hacia la Bahía de Ha Long 


Bahía de Ha Long, Patrimonio de la Humanidad, en el Golfo de Tonkín


Y como no puede haber visita al norte de Vietnam sin acercarse a la Bahía de Ha Long, salimos hacia allí muy temprano, pues son 4 horas lo que se tarda en llegar. Escenario ideal para recreaciones de varias películas y de multitud de fotografías, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Navegar entre sus islas dentro de las embarcaciones que la surcan, es la mejor opción para conocer esta maravilla de la naturaleza dentro del Mar de China. 

Barcos silenciosos con todas las comodidades y para todos los bolsillos, ataviados con las velas en forma de aleta típicas de Indochina pero con motores para el rápido movimiento. Desde ellos nos es fácil acercarnos a los asentamientos flotantes de pescadores o de cultivadores de perlas, en los que nos podemos aprovisionar de pescado fresco. Entre los diversos asentamientos se desplazan sus habitantes en frágiles embarcaciones de remos, por medio de las cuales mueven sus mercancías de un lugar a otro para comerciar con ellas y cada vez más a menudo transportar turistas para las habituales compras.Tras pasar la noche en el barco, con una tranquilidad envidiable, lentamente nos vamos acercando hasta puerto mientras sortea las rocosas islas. 


Regreso a Hanoi 

Al desembarcar, de nuevo subimos al autobús para iniciar en regreso a Hanói, realizando antes una parada para disfrutar de un espectáculo de marionetas sobre el agua en el pueblo de Yen Duc, donde también almorzamos. Y de nuevo carretera hasta la Capital, acompañada de una pequeña siesta que nos lo hace más llevadero, pues arribamos al hotel ya anocheciendo, para pasar nuestra última noche en Hanói

Últimas compras por la ciudad, despedida de nuestra amable enlace con la agencia local Asiática Travel, Luna. Ella nos los hizo todo más fácil y asequible y organizó todo a la perfección ocupándose de todo, incluso de la maleta perdida de uno de nuestros compañeros.  

Adiós  Vietnam 

Y al día siguiente, otra vez el recorrido en avión de casi 17 horas hasta España con escala en Moscú, dejando atrás la satisfacción de perderse en el caos de la vieja Hanói, husmear en las incontables tiendas de sus calles, regatear para casi todo, comer en sus restaurantes a pie de calle, sudar por la humedad constante, pasear por una ciudad con bella arquitectura europea, disfrutar de sus mercados y sobre todo imbuirse de la vida de sus habitantes. 

Sin duda alguna, volveremos. 

Texto: José Muñoz Mora. FEPET