sábado, 28 de julio de 2018

EL Monasterio de Bachkovo, una obra de arte de la Fe Ortodoxa en Bulgaria







El monasterio de Bachkovo es el segundo más importante de Bulgaria, por tamaño e influencia, inmediatamente después del de Rila, del que hemos hablado en nuestro artículo anterior. Su nombre oficial es Monasterio de la Dormición de la Santa Madre de Dios de Bachkovo,  Es uno de los mayores y más antiguos monasterios de la Iglesia Ortodoxa Oriental  en Europa. 

Se encuentra en la orilla derecha del río Chepelare,  en los Montes Ródope, a 190 km de Sofía y 30 km al sur de la ciudad de Plovdiv. Directamente subordinado al Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Búlgara, el monasterio de Bachkovo es reconocido y apreciado por la combinación única de la cultura bizantina, georgiana y búlgara, unidas por la fe común.

Su historia 


Vista aérea del Monasterio de Bachkovo. Foto www.bachkovskimanastir.com by Atanas Dikov


El monasterio fue fundado en 1083 por el príncipe Gregorii Bakourianos, un prominente  militar de origen armenio, al servicio de Bizancio, como una abadía regida por monjes armenios y georgianos. Creó asimismo, dentro del recinto monástico,  una escuela religiosa o  seminario para jóvenes.  

En el siglo XIII, los monjes armenios, georgianos y calcedonios perdieron el control del monasterio, pero sus tradiciones se conservaron hasta principios del siglo XIV. Durante el Segundo Imperio Búlgaro (1185-1396), el monasterio de Bachkovo gozó de la protección imperial. Fue frecuentado por el zar Ivan Alejandro, como lo  evidencia una imagen suya que se conserva en los arcos del nártex o atrio del osario.  

El fundador de la Escuela Literaria de  Tarnovo,  y último patriarca de la iglesia ortodoxa búlgara medieval, Eutimio, fue expulsado de allí por los turcos tras la conquista de la entonces capital de Bulgaria. Eutimio, figura egregia de la iglesia ortodoxa,  lingüista de gran nivel intelectual y  reformador del idioma búlgaro, trabajó exiliado en la escuela del monasterio de Bachkovo,  a finales del siglo XIV y comienzos del XV,  donde falleció en 1404.

Icono milagroso de la Virgen María de Bachkovo


Aunque el monasterio sobrevivió a las primeras oleadas de la  invasión turca en tierras búlgaras, finalmente fue  saqueado y destruido, habiendo sido  restaurado en las últimas décadas del siglo XV. 

A comienzos del siglo XVII se realizaron nuevas edificaciones: el Refectorio se construyó en 1601 y la iglesia Sveta Bogorodica o de la Virgen María  se terminó en 1604.  

En  el siglo XIX se levantaron nuevos edificios. Así la iglesia dedicada a San Nicolas, donde  Zahari Zograf, el famoso pintor del Renacimiento búlgaro (1810 -1853) trabajó en el período entre 1838 y 1840.  

Durante los cinco siglos de gobierno otomano, Bachkovo contribuyó eficazmente al mantenimiento del idioma y la cultura búlgaros, en particular guardando muchos manuscritos. El monasterio de Bachkovo es lugar de reposo eterno tanto del patriarca Eutimio (1330-1404),  como del patriarca Kyril (1953-1971).

La visita  


Acceso principal al Monasterio. Foto bulgariatravel.org 


Nuestra visita al Monasterio de Bachkovo tuvo lugar desde la histórica  ciudad de Plovdiv, en la llanura tracia. En una agradable mañana soleada de diciembre y no excesivamente fría,  tomamos  la ruta de Asenovgrad, en dirección Sur. Poco despues de atravesar esta ciudad, entramos en la zona montañosa de los Montes Ródopes, a traves del valle del río Chepelare. 

La carretera sigue puntual los meandros del río, atravesando bellos paisajes boscosos. En un momento dado, dejando la vía, cruzamos un pequeño puente y tomamos a nuestra izquierda la corta subida hacia el  monasterio, que se levanta sobre un promontorio, dominando el curso del pequeño río.  Es un paseo agradable, en una  tranquila mañana de invierno de un día laborable. Aunque ahora no hay prácticamente visitantes, ya han abierto los numerosos puestos y pequeñas tiendas que ofrecen dulces típicos de la región y  artesanía de cerámica búlgara, así como productos naturales del campo para la salud y la belleza.  

Al Monasterio se accede por una pequeña puerta en arco, que da directamente sobre el primer patio o centro principal del conjunto monástico. Es el lugar preferido de los peregrinos y visitantes, un entorno apacible adornado con fuentes, flores en parterre, y hermosos  árboles como el gran ciprés, y el azufaifo  (Ziziphus jujuba), de cuyo fruto, por cierto,  los monjes destilan una excelente y afamado aguardiente " rakia".  

Este entorno que exhala sosiego monacal,  es también el lugar preferido por un clan de gatos que, tranquilos y retozando al sol, desdeñan la llegada del visitante.  El monasterio llevaba varios meses en obras y todos los empedrados  estaban levantados. Aún así pudimos disfrutar a placer de este espléndido lugar.

La abadía es un conjunto de planta cuadrada, con dos patios interiores separados por un edificio. En cada patio se encuentra una iglesia , rodeada por los espacios de alojamiento de los monjes, la de Sveta Bogoroditsa o de la Virgen María en el patio grande, a la derecha; y la de Sveti Nikola o de San Nicolás,  en el patio de la izquierda. En el edificio que separa ambos recintos se encuentran el Refectorio. 

La Iglesia de la Virgen María


Iglesia Catedral de la Virgen María. Foto bulgariatravel.org


La Iglesia Catedral de la Virgen María es el templo principal del Monasterio y lo primero que se ve cuando se entra en el primer patio.  

Fue levantada en 1604, en el mismo lugar que ocupaba un templo anterior, destruido por los  invasores turcos. El edificio ha sobrevivido hasta el día de hoy en su estructura original, de planta basilical  cruciforme abovedada,  de tres naves con tres ábsides pentagonales. Los murales en el espacioso atrio fueron pintados en 1643 y representan retratos de tamaño natural de Georgi y su hijo Constantino, nobles de alto rango en la corte de Estambul y donantes protectores de la iglesia.  Los frescos de la nave fueron pintados mucho más tarde, en 1850, por Joan Mosch (el Maestro Mosko).

La artesanía en madera del  iconostasio, excepcional,  y el trono del obispo datan también del siglo XVIII. Los dos íconos centrales, que  representan a la Virgen y a Jesucristo, están fechados con exactitud en 1793.

Este templo es famoso en todo el país porque guarda un valioso icono de la Virgen María Eleusa del año 1310, enmarcado en plata. Fue traído de Georgia, con fama antigua de milagroso,  y sigue  atrayendo a muchos peregrinos de Bulgaria y países circundantes.  

El Refectorio 


El Refectorio con los frescos del siglo XVII.  foto https://folkestonejack.wordpress.com


Es una de las joyas del monasterio. Tanto el refectorio como la cocina anexa fueron construidos en 1601 y decorados en 1643 con frescos recientemente restaurados. Las pinturas murales de la parte oriental reproducen escenas bíblicas como el Juicio Final, una representación del paraíso y, en el ábside, una imagen de la Virgen sentada. 

En la bóveda se ha pintado   el árbol de Jesé,  la genealogía del Mesías desde Abraham. Otros frescos que decoran el refectorio muestran retratos de filósofos, eruditos y escritores de la antigua Grecia así como diversas figuras del Antiguo Testamento. La larga mesa de mármol que ocupa del centro del refectorio,  data del año 1601. 

El mural panorámico 


El mural panorámico en el exterior del Refectorio. 


A  lo largo de la pared exterior del refectorio, una gran pintura mural panorámica representa la historia del monasterio de Bachkovo. Ofrece además  una vista extensa de la abadía con todos los edificios circundantes, en el momento de la ejecución de la obra, a mediados del siglo XIX. 

Bajo la influencia de diferentes condiciones atmosféricas como la lluvia, la nieve, la niebla, el frío y el viento, el mural escénico más grande de la península balcánica ha preservado la frescura de su pintura.  El año de realización  y la autoría de  la obra han podido determinarse gracias a una inscripción que estaba en las paredes exteriores del ala occidental del monasterio, que resultó dañada por el fuego en 1902. Esta inscripción decía: "La siguiente representación fue terminada bajo el ministerio del abad Cirilo el 22 de julio de 1846. La representación ha sido hecha por mi propia mano, Alexi Atanasov de Negush". 
El mural   resulta excepcionalmente interesante, tanto  por su gran tamaño como  por su valor testimonial,  artístico y artesanal.  

La Iglesia de San Nicolás 



Fresco del "Juicio Final" en el atrio de la iglesia de San Nicolás.


Detrás del refectorio se halla  la iglesia del siglo XIX, levantada en 1834,  dedicada a San Nicolás de Bari, Sveti Nicola, que solamente se abre para celebraciones bautismales. 

No obstante puede visitarse, en el atrio abierto, el famoso fresco del "Juicio Final", realizado en 1840 por el pintor búlgaro Zahari Zograf en su estilo característico,  con un marcado gusto narrativo. Zograf trabajó, además de en Bachkovo, en monasterios del Monte Athos,  Plovdiv, y Rila, siempre en pintura mural de escenas religiosas. El pintor se representa a sí mismo,  en la parte superior izquierda junto al Abad. En las arquivoltas, escenas de la Biblia como  la "Creación de Adán" o   "Caín matando a Abel". En la cúpula,  un "Cristo Pantocrátor". 

El Museo 


El museo del monasterio alberga  una extensa colección de antiguos libros litúrgicos, objetos rituales (incluidos muchos iconos), monedas antiguas, etc.. También podemos ver un "firman" o decreto original del sultán otomano  Mehmed II, que data de 1452, y una espada que, según la leyenda, fue dejada en el lugar por el emperador Federico I Barbarroja (1122-1190), emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, durante la Tercera Cruzada.

El Osario 


La única parte que ha sobrevivido de la estructura original del monasterio es el osario, que tiene un diseño arquitectónico específico y frescos antiguos, y está situado en  altura,  unos 300 metros, sobre el complejo del monasterio actual. Parece inaccesible cuando se ve desde lejos. No tuvimos  ocasión de visitarlo. 



Una vez finalizada nuestra visita, descendemos por la  carretera de acceso, y esta vez, con tiempo, nos detenemos ante las curiosas tiendas que lo bordean.  Regresamos a Plovdiv,  donde nos espera una muy interesante visita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario