sábado, 19 de febrero de 2011

La Ruta de la Seda: Tashkent ( 2 ) la ciudad antigua


En la Ciudad Antigua, la mayoría de los edificios islámicos han sido restaurados o reconstruidos. Forman un atractivo conjunto que al viajero le va acercando al arte de Samarkanda. Edificios limpios, airosos, de estilo persa, azulejos, rejillas de ladrillo, minaretes y unas preciosas cúpulas azules. La zona monumental se concentra en torno a dos áreas : la de Eski Shakhar y la zona del Chor-Sú . Es tambien lo menos soviético de Tashkent, pues aun persisten las casas tradicionales uzbekas y es facil encontrar a los “aksakal”, venerables viejecitos de blancas barbas, sentados en reunión con sus vecinos.

La plaza Khast Imam y sus cúpulas azules

El centro monumental de la parte antigua es la plaza Khast Imam, en cuya área destacan las cúpulas azules. Nuestra visita se centró en cuatro edificios de distintas épocas y usos: mausoleo, madrasa, mezquita y museo.

- El Mausoleo de Kaffal Shashi ( Abou Bark Mohammed ) honra la tumba de este doctor del Islam, filósofo y poeta que vivió entre los años 909 a 979. El edificio es del siglo XVI , cuando se extendió la fama de santidad de este doctor y se trasladó allí su tumba. Es un lugar de devoción para las mujeres con problemas de infertilidad, que tratan de salvarse de esa maldición restregando su cara con el polvo de la tumba.



- La Madrasa de Barak Khana, descendiente de Tamerlan, es el centro administrativo del Mufti de Uzbekistán , jefe supremo del Islam oficial del país. Construida en el siglo XVI destaca su fachada de mosaicos azules e inscripciones coránicas. Esta madrasa ó medersa abriga un patio con rosales y 35 “hujras" o habitáculos donde vivían los estudiantes.
- La Mezquita de Tella Sheikh también del siglo XVI es la principal mezquita de los viernes de Tashkent. Posee una bella biblioteca que solo pueden visitar los hombres y en ella está el Gran Corán de Osman , escrito hacia el año 655 y que se considera el más antiguo del mundo. Se cuenta que, cuando el general Kaufmann conquistóTashkent en el año 1865, se lo llevó al Zar Alejandro II a San Petersburgo como regalo. Esta joya del Islam regresó a Tashkent en 1989, año en que comenzó su pública exposición en un denominado Museo de los Coranes realmente interesante.

 

- La cercana Mezquita Nomozgoka se levantó en el siglo XIX y ha llegado a ser el Instituto Islámico del imán Ismail Al Boukhari. Conjuntamente con la medersa Mir-i-Arab de Bhujara han sido los dos únicos “ seminarios “ islamicos del Uzbekistan sovietico . De ellos salen unos 25 imanes o muftis que estudian el Coran y otros conocimientos del Islam, durante cuatro años.

La plaza Chor - Su y su colorido Mercado



El segundo conjunto de interés en la ciudad antigua gira en torno a la plaza Chor – Su que significa literalmente : cuatro caminos. Dominando esta plaza destaca una impresionante madrasa: la de Kukuldash a la que se accede por una escalinata.  Levantada en el siglo XVI por el visir de este nombre se vio convertida por los rusos en almacen y posteriormente en museo. Hoy está totalmente restaurada y rehabilitada para su función religiosa . A su gran patio interior ( es aconsejable pedir permiso para entrar ) se asoman 38 salas donde estudian 250 jóvenes durante tres años.


 Tras la fachada posterior de esta medersa se encuentra el gran Mercado de Chorsu que es el principal bazar de Tashkent y paraiso de las fotos para el viajero y un recreo para la vista por su variedad, colorido y diversidad étnica. La pena es que, en menos de una hora, hay que asimilar todo cuanto la vista abarca y fotografiar a diestro y siniestro con la avidez que para un occidental ofrece este maravilloso bazar. En él todo esta ordenado por zonas y materias en funcion de las mercaderías.


 La zona más llana, cercana a la medersa, reune a los vendedores de ropas, menajes domésticos, juguetes y actividades variadas que poco tienen que ver con el comer. Sin embargo dos restaurantes de manteles rojizos y bancos corridos, invitan a reponer fuerzas. Más al fondo tienen su sitio las frutas y verduras – abundantes y bien cultivadas en este país - con puestos grandes y bien organizados , junto a mujeres que ofrecen, en cestos, sus propios productos. No faltan los cesteros y hasta algunos recuerdos tradicionales del país como los muñecos de madera.

Los carniceros ocupan una zona especial y el pescado no existe. En la parte más alta del mercado, un edificio redondo con tejado azul, es el dominio de las especias. Allí, los colores recrean la vista mientras los olores y sabores .ponen la nota más exótica de todo lo visitado hasta ese momento. Es, sin duda, el mejor lugar para disfrutar de la ciudad antigua de Tashkent.



Foto: Puesto de artesanía popular en el mercado Chor-Su. Figuras de huríes.

Continuará con Tashkent (II) la ciudad moderna
.......

No hay comentarios:

Publicar un comentario